Canarias ante el reto del Cambio Climático

Por su situación geográfica (proximidad al continente africano), por sus características físicas (insularidad) y por su latitud el Archipiélago se torna un lugar muy vulnerable a los actuales y futuros impactos del cambio climático.

Entre los impactos del cambio climático en Canarias destacan los relativos a su mayor riqueza natural, a la biodiversidad, particularmente vulnerable a causa de la reducida dimensión de los ecosistemas y la elevada endemicidad, la presión a la que se ven sometidos por la intensidad de usos y la fragmentación por efecto de la densidad de población.

A la energía, caracterizada por el carácter aislado de los sistemas energéticos, su reducida dimensión y la absoluta dependencia externa de combustibles fósiles, incidirá́ especialmente en un encarecimiento e inseguridad en la producción convencional, aumentando costes y disminuyendo la competitividad.

Al mayor coste del transporte, lo que supondrá́ un incremento adicional en la exportación de productos agrícolas y pesqueros y la importación de alimentos y otros bienes, dada la lejanía y la ausencia de medios de transporte alternativos. Igualmente se incrementará las dificultades para la eliminación de residuos debido al carácter de zonas terminales dentro de la cadena de producción, aisladas y de reducida dimensiones.

A los efectos sobre la actividad turística, ante el previsible encarecimiento del transporte por las medidas de mitigación, el eventual surgimiento de variaciones en la demanda y destinos, y los efectos del calentamiento sobre los atractivos naturales y paisajísticos de las Islas como consecuencia de la reducción de la biodiversidad, la aceleración de los procesos de erosión y desertización y la subida del nivel del mar.

Dependiente de forma casi absoluta de sus recursos naturales y excepcional climatología, Canarias es especialmente vulnerable, tanto en el aspecto económico como social y ambiental.

Por tanto, la lucha contra el cambio climático no debe ser sino una dimensión del avance hacia modos de desarrollo más sostenibles, donde se deberían dar procesos que requieran una amplia implicación y exigencia social, y que pone en manos de las Administraciones la obligación de liderar un proceso ejemplar donde se desplieguen de forma coordinada y coherente políticas que favorezcan e impulsen el esfuerzo de toda la sociedad.

Serán por tanto, estas junto con organizaciones, grupos de ciudadanos, a nivel individual y organizados colectivamente los que tengan que protagonizar el proceso social de reducción de necesidades y consumos, de cambio de actitudes y de hábitos, de modo de vida, hacia formas más duraderas, menos derrochadoras de recursos escasos y no renovables, más democráticos en la toma de decisiones que nos afectan a tod@s, y más equitativa donde solidariamente se repartan costes y beneficios económicos, sociales y ambientales.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s